lunes, 12 de mayo de 2014

Sentado en el templo de Mahedevgarha, con tan sólo 17 años, Lalmohan Soren cortó su lengua con una cuchilla.
La puso dentro de un bol junto a sus pies con una nota que decía: ‘He cortado mi lengua y se la ofrezco al dios Shiva. Por favor, no me saquen fuera del templo, sólo quiero sentarme aquí a los pies del Señor”.
Su sangre salpicaba en el suelo mientras los demás se preparaban para comenzar sus oraciones matutinas.
El líder del templo fue informado y, finalmente, se las arregló para convencer a Lalmohan que ir al hospital.
Los médicos trataron de cocer su lengua de nuevo, pero fracasaron. Ahora el joven esta en casa recuperándose pero no puede hablar y se mantiene a base de una dieta líquida. 
Aqui las imagenes: