lunes, 19 de mayo de 2014

Junto a su bicicleta Sport 10 Fuji de 1969, en la que carga una caja donde lleva escritas las palabras "Café de Puerto Rico", Rivera, de 27 años, explicó hoy a Efe cómo logra preparar casi sobre la marcha esta apreciada bebida a partir de un grano cultivado en la isla y que, según afirma, para algunos es el mejor del mundo.
"Lo mío no es comercial, sino que la gente sepa qué yo hago, cuál es la función de un barista y sacar al barista de la cómoda zona de detrás de la barra", asegura este joven natural de San Sebastián y Moca, municipios del noroeste de Puerto Rico donde hay grandes cafetales.
La reacción de quienes le ven sobre la bicicleta por vez primera "es genuina y sorpresiva, porque nunca han visto algo parecido", pero, cuando empieza a desmontarla delicadamente para preparar el café, "se dan cuenta de que es real", explica Rivera, al que conmueve especialmente ver cómo se emocionan y divierten los niños.
Una vez todo preparado, el joven empieza calentando agua en una estufa, echa los granos de café en un molino que él mismo muele girando una palanca, usa un reloj para medir el tiempo de colado y una pesa para saber la cantidad de harina, y luego en un filtro de metal echa el café molido seguido de la agua calentada.
Aqui las imagenes: