sábado, 3 de mayo de 2014

En el centro de San Luis Obispo, en California, hay un callejón exclusivos para los que tienen la costumbre de pegar chicles en todo lugar lo cual se ha convertido en arte, el muro con 70 metros de largo y casi 13 de alto, se puede ver todo tipo de diseños que van desde flores, corazones, símbolos y hasta rostros de diferentes colores y tamaños, todos con goma de mascar, aunque mucha gente a tratado de quitar de este lugar esa costumbre no lo han logrado con éxito
Aqui las imagenes: