lunes, 12 de mayo de 2014

1. Ceguera al cambio
Nuestro cerebro no puede fijarse en todos y cada uno de los detalles que nos rodean, así que se centra sólo en lo que considera valioso. Por tanto, si algo en nuestro entorno cambia la vista deja de percibirlo y sólo ve lo que le llama la atención.
2. Efecto McGurk
Aquí la vista choca con el oído, lo que ves afecta lo que escuchas. Como explica Rt, el cerebro llena los vacíos perceptivos y hace que percibamos lo que no pasa, decodificamos mal el mensaje. Por ejemplo, si nos fijamos en el movimiento de los labios podemos llegar a creer que escuchamos algo que no estamos escuchando.
3. Falsos recuerdos
Es realmente fácil conseguirlos. Ya que no podemos captar todo a nuestro alrededor alguien tiene que encargarse de llenar las lagunas. Así que en base a nuestros conocimientos y experiencias actuales el cerebro las rellena automáticamente con cualquier recuerdo falso nuestra memoria.
4. Criptomnesia
La fantasía se puede mezclar con la realidad. Si olvidas cuáles son tus fuentes. Así como el cerebro llena los espacios en los recuerdos, puede convertir un sueño en realidad. Pero déjame aclararlo, si soñaste algo puede que con el tiempo creas que fue una experiencia que viviste.
5. Embriaguez del sueño
Los extremos siempre son malos y si de sueño hablamos podemos decir que tanto en exceso como en escasez puede dejar a nuestro cerebro en un estado similar al de embriaguez. Pues el cerebro puede confundirse y dejarnos en un estado a medio camino entre el sueño y la vigilia.
Aqui las imagenes: