sábado, 24 de mayo de 2014

El programador, Hannah Davis en colaboración con el reconocido científico Mohammad Saif del Consejo de Investigación Nacional de Canadá, consiguieron mezclar sus conocimientos para que una novela pudiese ser traducida a música.
Eso explica que el software puede determinar la densidad de ocho emociones diferentes: la alegría, la tristeza, la ira, el asco, la anticipación, la sorpresa, la confianza y el miedo. Además puede definir si se trata de algo positivo o negativo. Tomando en cuenta esto y siguiendo la cronología del relato se van creando las medidas musicales. 
Aqui las imagenes: