lunes, 12 de mayo de 2014

El incidente ocurrió el pasado viernes en el partidos de las Grandes Ligas en el que su equipo se enfrentó al Corpus Cristi Hooks. A mitad del juego Delino recibió en la cara un brutal golpe de una bola que alcanzó una velocidad de 145 km/h.
La misma noche del viernes, Delino DeShields Jr. se hizo un selfie y le envió una fotografía a un amigo. Al día siguiente publicó un tweet en su cuenta en la que se veían los horribles efectos del bolazo recibido. El golpe fue a la altura del pómulo derecho, pero los primeros pronósticos indicaron que sufrió una rotura en la mandíbula que lo apartaría un buen tiempo de los campos de juego.
Aqui las imagenes: