jueves, 15 de mayo de 2014

UN ROSTRO NON-GRATO
Algunos clientes no se dieron cuenta hasta que se sentaron a desayunar un día y vieron que entre los motivos románticos de rosas y poemas había un sello de 30 peniques de la época nazi con un retrato de Adolfo Hitler donde se podía ver incluso la marca del sello con la esvástica.
"Es horrible", afirmó Christian Zurbrüggen, dueño y gerente de la empresa. La empresa se disculpó en seguida ante los clientes afectados por el "desafortunado" error.
NADIE SE DIO CUENTA
Zurbrüggen informó también que la empresa china suministró cerca de 5.000 unidades de la taza de Hitler "El diseñador de la taza no sabía qué era lo que estaba imprimiendo sobre la taza y nadie se dio cuenta del error cuando desembalaron las tazas en la tienda"
Aqui las imagenes: