jueves, 22 de mayo de 2014

1. Pausa conductual o retraso
El tiempo que tu interrogado tarde en contestar puede darte una pauta de que tan cierto es lo que dice. Claro no es definitivo pues también dependerá de otros factores como el tiempo que ha pasado de que sucedió el hecho por el que preguntas.
2. Desconexión verbal / no verbal
Nuestro ademanes siguen el rol de lo que estamos hablando de forma natural, pero si no coinciden, muy probablemente algo no sea verdad. Si su interlocutor responde con un “sí” mientras su cabeza hace un movimiento de negación o viceversa, sus palabras tal vez no sean tan creíbles. Pero, como el portalRT indica, debe tenerse en cuenta que en ocasiones un “no” se enfatiza con la inclinación de la cabeza y que en algunas culturas el mover la cabeza de lado no significa negación.
3. Ocultar la boca o los ojos
Lo mejor es hablar cara a cara pero sin intentar ocultar la boca o los ojos. Cuando una persona miente puede tratar de cubrirse como reacción del subconsciente de no querer ver el efecto de sus mentiras. Puede ser con la mano o con el hecho de cerrar los ojos mientras responde. Pero sin ser paranoicos pues el parpadeo no cuenta.
 Aqui las imagenes: