viernes, 16 de mayo de 2014

Todo ocurrió sobre las 4:00 horas de la madrugada del pasado domingo.  Gente que pasaba por allí, completamente atónita ante la esperpéntica escena, aprovechó para hacerse fotos con la pareja que seguía adelante con su calentón, sin pensar que su historia estaba provocando ya un auténtico incendio en redes sociales.
En Twitter, por ejemplo, hubo un aluvión de reacciones bajo el hashtag #CajeroOviedo y pronto se empezó a poblar de fotos que daban testimonio del acontecimiento.
Los policías se acercaron con la intención de llamarles la atención. Primero golpearon la puerta con los nudillos, pero no les hicieron ni caso. Fue entonces cuando entraron para pedirles que pararan. 
Aqui las imagenes: