sábado, 26 de abril de 2014

Long Yunsheng del sur de China come clavos de fierro de entre tres y cinco centímetros.El hombre chino desarrolló el hábito de tragar los clavos cuando era adolesente.A los 17 años vio a un hombre comerse un clavo y desde entonces aprendió el truco para no herirse el estómago.
Aqui las imagenes: