martes, 1 de abril de 2014

Han pasado 3 meses y parece ser que ella se ha recuperado completamente y no presenta secuelas, ya hasta está trabajando de nuevo.
Parece ser que la enfermedad de la paciente aumentó el grosor de su cráneo, lo que a su vez le provocó fuertes dolores de cabeza y problemas de vista. Afortunadamente en el Centro Médico Universitario de Utrecht en los Países Bajos tenían la solución, una placa de plástico que reemplazaría su cráneo.
Aqui las imagenes: