miércoles, 30 de abril de 2014

Liam de 16 y Owen Groves de 14 años, se hicieron unos tatuajes durante sus vacaciones, los cuales les provocaron terribles cicatrices ya que los tatuajes fueron hechos con una henna que contiene productos químicos.La madre de los adolescentes ha mantenido una batalla legal contra la cadena del hotel donde se alojaron, por permitir que en sus establecimientos ocurran estas cosas.
Aqui las imagenes: