miércoles, 23 de abril de 2014

Bjoern Frilund, un pescador noruego al borde de la jubilación, faenaba como cada día por la costa oeste de Noruega. Sin embargo, esa jornada no iba a ser una cualquiera ya que pescó un bacalao que guardaba una increíble sorpresa en su interior. 
Un vibrador de goma de 16cm se movía en su estómago. Las pilas del juguete sexual aún no habían perdido su vida útil.
El pescador no daba crédito a lo que acababa de caer en sus redes. "Yo sabía que un bacalao se traga todo lo que encuentra en alta mar pero desde luego no esperaba algo de estas características. Frilund destacaba a la prensa local que probablemente el pez confundió el vibrador con un calamar y por eso se lo tragó.
Aqui las imagenes: