martes, 15 de abril de 2014

La mujer holandesa esperó siete décadas para experimentar la adrenalina, el paseo duró aproximadamente un minuto, la abuela no paró de reír y cuando todo terminó, lo primero que quiso saber era si su cabello estaba bien. 
Aqui las imagenes: