viernes, 7 de marzo de 2014

Líquido corrector: Bette Nesmith Graham, en 1958
5-inventos-de-mujeres-2.jpgLa señora Graham, a decir verdad, no era una mecanógrafa muy buena, pero supo arreglárselas de todos modos. En la década de los ’50 y en pleno auge del uso de las máquinas de escribir, toda documentación y registro escrito se hacía en ellas. Pero había un problema: cuando había un error debía arrancarse la página entera y comenzar nuevamente desde cero. Allí es donde llega el salvador invento de Nesmith Graham. Un día, ella vio a unos trabajadores pintar una pared cercana y observó que cuando había imperfecciones simplemente las corregían añadiendo otra capa de pintura encima, lo que le dio la idea que necesitaba. En su hogar, valiéndose de pintura blanca, agua y otras soluciones, Graham inventó el corrector líquido opaco, patentando el mismo en 1958.
Compilador y COBOL: Grace Murray Hopper, en 1959
5-inventos-de-mujeres-3.jpgLa almirante y científica experta en matemáticas Grace Murray Hopper fue la tercera persona en trabajar con la programación de la Mark I, la primera gran computadora de los EEUU. Ella escribió un preciso y excelente manual de operaciones que abrió amplios nuevos caminos. En la década de los ’50 también inventó lo que llamó el compilador, una gran herramienta que traducía los comandos del inglés al código informático. Con este dispositivo, ahora podían crearse códigos de forma más sencilla y con menos errores. Por otra parte, la almirante Hopper también fue la cabeza del equipo que inventó el lenguaje COBOL, universal y único hasta entonces.
Kevlar: Stephanie Kwolek, en 1965
5-inventos-de-mujeres-4.jpg10 años antes de que Stephanie Kwolek inventara el kevlar, ella se encontraba trabajando para la empresa química DuPont para recaudar el dinero suficiente como para poder hacer su carrera en medicina. Pero el tiempo pasó y Stephanie continuó allí, trabajando e investigando con polímeros, hasta que en una oportunidad notó que las moléculas en el polímero podían alinearse para formar un material sumamente resistente. Luego de ajustar algunos detalles y de persistir constantemente, Kwolek consiguió una fibra liviana pero tan fuerte como el acero: el kevlar. Hoy, el kevlar se utiliza en numerosos materiales, artefactos y herramientas de todo tipo, especialmente en los chalecos antibalas, por lo que a pesar de que Stephanie nunca estudió medicina, le ha salvado la vida a una enorme cantidad de personas.
Nistatina: Rachel Fuller Brown y Elizabeth Lee Hazen, en 1950
5-inventos-de-mujeres-5.jpgDurante la década de los 40, la química Rachel Fuller Brown y la microbióloga Elizabeth Lee Hazen se encontraban trabajando para el Departamento de Salud Estatal de Nueva York aunque por separado, una en Nueva York y otra en Albany. Sin embargo, esto no significó un problema, las colegas trabajaron a distancia durante un largo tiempo, hasta que en el año 1950, hallaron la primera droga capaz de combatir los hongos. Hoy, esa droga (que llamaron Nistatina) se emplea en una amplia variedad de medicamentos capaces de curar diversos hongos que afectan la piel, la vagina y el tracto intestinal.
Aqui las imagenes: