martes, 11 de marzo de 2014

Aunque a primera vista se parece a un calcetín, está formado con un tejido conductor que se coloca en el pene (abrochado con un velcro) y tiene un “microcontrolador” que permite enviar cortos impulsos eléctricos de baja intensidad.
Según uno de sus creadores, Andrew Quitmeyer, se trata de un “condon digital de código abierto para mejorar el placer sexual, aunque ni evita la transmisión de las enfermedades ni los embarazos”. Los mismos inventores han garantizado su efectividad porque lo han probado ellos mismos y aseguran que su uso es placentero.
La idea de crear este dispositivo, está inspirada por la Fundación Bill y Melinda Gates, ya que este ONG suele ir creando diferentes tipos de preservativos que mejoren el placer durante las relaciones sexuales. Pero a su vez, suelen trabajar con la concepción de seguridad, para reducir los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual.
Aqui las imagenes: