martes, 11 de marzo de 2014

El estudio ha tenido como base cuál ha sido la respuesta al fuego entre los animales como caracoles, arañas, escarabajos, hormigas, saltamontes, chinches, pájaros y reptiles. Como consecuencia, se ha sabido cuáles soportan mejor los efectos del fuego y cuáles son más sensibles a los cambios en el hábitat que se producen después de un fuego.
La investigación destaca que las especies omnívoras, como comen de todo, son más resistentes, porque pueden adaptar su dieta a los recursos disponibles tras las llamas. Por otra parte, el estudio concluye que  las especies quienes cambian su composición antes y después del incendio son las de mejor movilidad, como los pájaros, ya que quienes no encuentran escondites, mueren calcinados, como los caracoles.
Aqui las imagenes: