lunes, 24 de marzo de 2014

El encabezado de esta noticia parece un tanto extraño. ¿Cómo puede un gato ‘secuestrar’ a una familia?, quizá se pregunte uno. Pues bien, esto sucedió en Portland, en Estados Unidos, cuando un felino de 10 kilos empezó a ponerse agresivo contra el menor de la casa y luego contra la pareja.La pareja y su bebé no encontraron otra opción que refugiarse en una de las habitaciones de su casa. Cuando no pudieron controlar la situación, llamaron al 911. La policía tuvo que acudir en su auxilio para neutralizar al animal y así la familia pudiera salir.
El sargento Pete Simpson, portavoz de la Policía de Portlan, dijo que mientras atendía la llamada de emergencia se escuchaba bufar al gato. Los policía tuvieron que usar un aparato para controlar perros para poder capturar al gato y luego colocarlo en la jaula.

No es la primera vez que el felino se porta agresivo. Aun así, los dueños de la mascota afirman que siguen queriendo al gato.
Aqui las imagenes: