martes, 25 de marzo de 2014

Después a atravesar la ciudad de Worcester, Massachusetts, en medio de las recientes inundaciones que la han aquejado, Alice Sykes, una joven empleada de la cadena de sándwich Subway se atrevió a colocar sus medias mojadas por la lluvia encima de los bastidores metálicos del horno en el que habitualmente se coloca el pan antes de ser vendido al público.
Lo más tonto fue que decidiera subir la tonta foto en su cuenta de Instagram, lo que obviamente generó movimiento: unos 400 seguidores en tan solo unos minutos. El incidente prosigue cuando Jessica Hinton, una clienta habitual de ese Subway en el área de St Johns, descubrió la foto y se quejó ante las autoridades de la cadena, no sin antes haber colocado ella misma la imagen en sus cuentas de Instagram y de Twitter.
“No tengo nada en contra de Subway. Mi hijo Coby y yo solíamos ir allí todo el tiempo por un bocadillo. Pero no iremos nunca más a ese sitio tan antihigiénico”.
Las redes sociales fueron vitales en este caso. La joven culpable de esta negligencia se comunicó con la clienta molesta, igualmente a través de Facebook y Twitter, con el argumento de que el horno había sido debidamente limpiado después del paso de sus medias por su interior. “Fue una cosa de una sola vez”, argumentó Alice Sykes.
Pero de cualquier manera ya la queja había llegado a miles de tabletas, teléfonos móviles y computadoras en el país, y se había convertido en noticia viral.
Ahora la empleada ha sido despedida por uso indebido de las instalaciones de trabajo. Andrea Fleck, Responsable de Desarrollo para la marca Subway en Worcestershire, afirmó que “la marca Subway se toma muy en serio la seguridad de sus alimentos y sus productos”.
Aqui las imagenes: