martes, 25 de marzo de 2014

Colgada de la base de un semáforo en el centro de Ciudad de México, una bicicleta pintada de blanco junto a una imagen de la virgen de Guadalupe recuerda que en ese punto murió atropellada una ciclista.
Una quincena de estos simbólicos homenajes a ciclistas muertos se reparten a lo largo de la capital mexicana, aunque algunas de las bicicletas desaparecieron poco después.
El movimiento de “bicicletas fantasmas” o “bicicletas blancas” nació en 2003 en Missouri, en el centro de Estados Unidos, como una protesta silenciosa para reivindicar el derecho de los ciclistas a viajar seguros.
Organizaciones civiles como Bicitekas se unieron en Ciudad de México a este movimiento presente en 200 ciudades del mundo, como parte de sus acciones para “demandar políticas públicas en favor de la bicicleta”, un vehículo que contribuye a construir “ciudades más humanas”.
La capital mexicana, una megaurbe de unos 8,8 millones de habitantes, implantó en febrero de 2010 el servicio de bicicletas públicas EcoBici, que cuenta con cerca de 100.000 usuarios, y trata de extender los carriles exclusivos para este transporte.
Aqui las imagenes: