martes, 25 de febrero de 2014

Un joven chino tomó la drástica decisión de cortarse el pene ya que ninguna mujer le prestaba atención para mantener una relación amorosa.

Tras cercenarse el miembro, se arrepintió y fue al hospital para que se lo volvieran a colocar, pero ya era demasiado tarde.

Yang Hu, de 26 años, de la provincia de china oriental Zhejiang, había estado luchando contra la depresión como consecuencia de no haber hallado una novia.

Llegó del trabajo y se cortó su miembro viril porque no le veía sentido a seguir con él. Sus amigos cuentan que Hu trabajaba largas horas en una fabrica local de ropa, lo que no le dejaba nada de tiempo para conocer mujeres, tener citas y mucho menos tener detalles con ellas para conquistarlas.