jueves, 27 de febrero de 2014

Sólo le hace falta un minuto para terminar el cubo de Rubik con una mano porque la otra la tiene ocupada jugando al juego Flappy Bird. Una proeza la de este chico que se lleva el premio a lo más freak y difícil del momento. Habrá que ensayar para batir el récord. 
Aqui las imagenes: