martes, 25 de febrero de 2014

Joaquín "El Chapo" Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, fue encontrado por marinos de elite mexicanos el pasado 22 de febrero encerrado en un baño aledaño a un dormitorio donde le acompañaba una mujer que decía estar sola.
Datos de inteligencia de la Marina difundidos hoy por Televisa, que mostró tres lugares donde "El Chapo", de 56 años, estuvo escondido, señalan que el líder criminal estaba desarmado y tuvo que ser conminado a rendirse en tres ocasiones por marinos fuertemente pertrechados antes de ser sometido y esposado.
La persecución contra "El Chapo" comenzó hace varios meses, cuando se detectó una sospechosa propiedad en Leopoldo Sánchez Celis, localidad costera de Sinaloa próxima a la laguna de Altata, que el capo había frecuentado.
Ese rastro condujo a las autoridades hacia Culiacán, la capital del noroccidental estado de Sinaloa, donde la Marina mexicana intentó dar con él.
En la ciudad, en barrios de clase media, "El Chapo" tenía varias casas perfectamente equipadas para poder dormir en cualquiera de ellas de última hora, y otras más para alojar a sus sicarios.
El momento de mayor cercanía al blanco se dio el pasado 17 de febrero, cuando fue detenido Mario Hidalgo Argüello, alias "El Nariz", "asistente personal" y "uno de los más cercanos" a Guzmán, quien trató de engañar a las autoridades sobre la casa en la que estaba "El Chapo".
Los marinos a cargo de la operación "Gárgola" se percataron de las inconsistencias del sicario cruzando información y se lanzaron contra una propiedad ubicada en la calle Río Umaya.
Allí se toparon con fuertes medidas de seguridad, entre ellas un portón de acero, con compartimentos llenos de agua, que tardaron ocho minutos en tumbar.
En la vivienda había monitores de circuito cerrado de televisión en varias estancias que permitían ver lo que pasaba en el exterior, incluso desde una piscina, y una bañera provista de un sistema hidráulico que la levantaba y que "El Chapo" usó para huir.
Bajo tierra, sin apenas luz y a la carrera, dejando por el camino ropa, unos chalecos antibalas que cargaban, y un lanzagranadas, "El Chapo" ganó la calle.
Allí fue "rescatado" por Manuel López Osorio, alias "El Picudo", uno de sus jefes de seguridad en el perímetro exterior en Culiacán, quien se lo llevó al puerto de Mazatlán.
"El Picudo" fue arrestado y su información, así como la de otros miembros del entorno de "El Chapo", condujo a varios posibles escondites en Mazatlán.