martes, 20 de agosto de 2013


Acaso existirá un vendedor tan honesto como este señor vendedor de cebollas.
No existen ya personas honestas en este mundo.